¡No hay vuelta atrás! La Reina de Inglaterra autorizó el casamiento del Príncipe Harry y Meghan Markle

Aunque la boda real del Príncipe Harry y Meghan Markle ya estaba aprobada, anunciada y en marcha, el pasado domingo el Palacio de Kensington mostró el documento que formaliza el consentimiento de la Reina Elizabeth II para la boda.

A través de las redes sociales oficiales del Palacio, puede verse el “Instrumento de Consentimiento”, que es nada menos que un papel escrito a mano en elegante caligrafía de varios colores y firmado en el extremo superior derecho por la soberana, donde se expresa “el consentimiento al matrimonio entre nuestro queridísimo nieto el príncipe Henry Charles Albert David de Gales y Rachel Meghan Markle”.

Elizabeth II, de 92 años, conoció a Markle en octubre del año pasado, cuando Harry la llevó a tomar el te con ella en el Palacio de Buckingham. Entonces, Elizabeth mostró su buena predisposición por la relación y luego, cuando Harry le pidió su aprobación para la boda en el mes de marzo, la Reina firmó el llamado Instrumento de Consentimiento, que se mantuvo en secreto hasta una semana antes de la gran boda.

La formulación del documento es algo diferente a la empleada para el enlace en 2011 del príncipe William, segundo en la línea de sucesión al trono, y Kate Middleton, cuando se describió a la novia como “nuestra confiable y muy querida Catherine”.

El diseño a la izquierda, tal como explica el sitio oficial de la monarquía inglesa, incorpora un dragón rojo y el escudo de Gales, junto a los emblemas florales de Reino Unido, la rosa, el cardo y el trébol. También incopora el escudo del Príncipe Harry, incluyendo tres pequeños escalopes rojos del escudo de arma de los Spencer. El de la derecha, incluye una rosa, que también es la flor nacional de los Estados Unidos, y a ambos lados de ella dos amapolas doradas, flores estatales de California, donde Markle nació. Entre las flores, está el puerro galés y el escudo del Príncipe Harry, y debajo de él ramas de olivos, adoptadas del gran sello de los Estados Unidos.

La firma de este documento forma parte de la tradición en el Reino Unido y se acoge actualmente a la Ley de sucesión a la Corona de 2013, que reformó la antigua Ley de matrimonios reales de 1772, que requería por primera vez que los descendientes de Jorge II pidieran permiso al monarca antes de casarse. La legislación de 2013, que entró en vigor en 2015, modernizó algunos aspectos de la sucesión monárquica, pero aún requiere a los seis primeros descendientes de la Corona pedir el consentimiento del jefe del Estado antes de contraer matrimonio. Además, la ley permite ahora que un descendiente real se case con una persona católica, pero ésta no puede llegar a reinar.

El príncipe Harry, sexto en la línea de sucesión tras el nacimiento de su tercer sobrino, y Meghan Markle se casarán el próximo 19 de mayo en la Capilla de St. George, situada en los terrenos del palacio de Windsor, en la localidad del mismo nombre, a unos 32 kilómetros de Londres.