Agustina Kämpfer y una revelación sobre su embarazo que nadie esperaba

Como varios famosos del medio, Agustina tomó la decisión de ser mamá sin estar en pareja. Pero su caso fue un poco especial ya que en vez de recurrir a un donante de esperma, como Luciana Salazar por ejemplo, lo hizo con ayuda de su mejor amigo… ¡y del modo tradicional!

“Me imaginaba como madre y lo tenía decidido: no me iba a ir de este mundo sin que alguien me llamara ‘mamá’. Lo encaré con un amigo de toda la vida, con el que nunca fui pareja y con el que nunca en la vida lo seremos”, dijo entre risas.

Pero lo que verdaderamente llamó la atención fue que la idea de concebir a su hijo de esta forma no se le ocurrió a ella sino a él: “Originalmente me lo planteó con mucho tanto porque no es algo sencillo o común, digamos. Lo hizo con mucha timidez al principio… también tenía muchas ganas de ser papá y no tenía pareja”, reveló y añadió: “Nos pareció una buena idea y la prueba más contundente de que era lo correcto fue que Juan vino a pedir de boca, inmediatamente“.

En cuanto a la crianza del bebé, Agustina admite que es ella la que lleva la voz cantante: ” No compartimos tanto el día a día de la crianza porque no vive en la Argentina pero sí estuvo muy conectado durante el embarazo, de hecho vino y todo”.

Contrario a lo que muchos puedan creer, el vínculo entre ellos se mantuvo igual que siempre: “Con Agustín (Badaraco) seguimos tan amigos como siempre aunque con otro vínculo por este hijo”. 

En cuanto a los cuestionamientos, jura que hace oidos sordos: “Si fui criticada, ni lo percibí porque estaba muy concentrada en la vida que estaba gestando. Igual, hoy la sociedad está cambiando muchísimo y tampoco es que yo era una persona tan estructurada como para que dijeran ¿qué le pasó por la cabeza?”.